18 mar. 2012

TRES MÁS EN CASA

Como se acerca la primavera, hemos querido celebrarlo acogiendo a unos peces en casa, que hacía un tiempo que queríamos hacerlo. Compramos la pecera en el invernadero y de paso me agencié dos plantas nuevas (algunas de las que planté el año pasado han muerto en el invierno y tenía que abonar a las que han aguantado).

El proceso de abono y plantación no fue demasiado difícil, me llevó unas dos horas y por que lo disfruté al máximo y lo hice lentamente. Primero escogí dónde iba a ponerlas. Para la ocasión este año he comprado una tomatera y una "fresonera" por que me encanta tener plantas de las cuales pueda usar el fruto para cocinar o comer directamente:

 Una vez escogido el lugar cogí mis utensilios de jardinería y me dispuse a rascar y apartar la tierra que estaba demasiado seca de todo el invierno. Limpie algunas raíces también y coloqué abono mezclado con la tierra que ya tenían.


Y el resultado es este. Unas plantas sanas y abonadas, a ver si les gusta el sitio y comienzan a subir y sacar frutos bieeeeen rojos.





Mi romero ha crecido muchísimo y ya lo he usado alguna vez para cocinar, mmmm
 Una vez acabado esto me dispuse a preparar la pecera, un trabajo mucho más laborioso que el de abonar unas plantas. El que piense que poner una pecera es meterle agua, unas piedras y los peces se equivoca, tiene trabajo y hay que acondicionarlo todo bien antes de que se puedan meter los peces.

Lo primero es escoger el tamaño de pecera. Como queríamos ponerla en el comedor y no hay demasiado espacio, optamos por una de 20 litros, y más adelante si se nos da bien ya veremos. La que nosotros cogimos no tiene luz de fluorescente, pero así nuestros peces tienen luz natural.

Una vez escogida la pecera hay que saber si queremos tener peces de agua fría o de agua caliente (o tropicales). Ya que los primeros son más resistentes y más fáciles para los novatos, escogimos agua fría. Y sabiendo los que queremos sólo quedaba comprar filtro (que nos venía con la pecera ) y decoración. Si hubieran sido tropicales, además hay que comprar un termostato para que mantenga el agua a la temperatura correcta.

Una vez hemos comprado los objetos de decoración hay que comenzar a acondicionarlos para que los peces estén bien. Notad que en este punto aún no compramos los peces. Aquí hay unos trucos para la decoración:

Troncos o maderas: Tienen que comprarse en una tienda de animales ya que son maderas especiales que no se pudren dentro del agua. Hay que tener en cuenta que aunque se compre en la tienda, antes de meterlo en la pecera hay que hervirlos (como quien hierve pasta) muchas veces. Al hervirlos, sueltan agua de color rojiza o amarillenta y así quedaría nuestra pecera si no lo hiciéramos. En mi casi, herví el tronco cinco veces y aún así ha dejado una leve tonalidad en el agua, así que hay que hervirlo hasta que el agua caliente ya no sale coloreada.

 Rocas: También es ideal comprarla en una tienda de animales ya que así evitáis que las rocas que cojáis de cualquier lugar puedan soltar cualquier mineral o elemento que haga el agua venenosa para los peces. En mi caso no puse rocas.

Plantas: Si tu idea es colocar plantas naturales, tienes que saber que entonces tu pecera debe ser de peces tropicales, ya que necesitan temperatura para subsistir. En nuestro caso compramos una planta larga de plástico que primero hay que limpiar con agua antes de meterla. Las plantas rizadas o con escondrijos van bien para las crías ya que así se esconden y evitan ser devoradas. 

A parte compramos medio coco (en este caso este no hace falta hervirlo porque ya está preparado para meterlo directo. Al final no lo pusimos porque nuestra pecera es pequeña y no queríamos quitarle más sitio a los peces. Cuando nos cansemos del tronco cambiamos el paisaje.

 Mientras se cuece el tronco, podemos ir limpiando la pecera y la grava. Se me ha olvidado decir que en caso de poner una pecera tropical, es necesario colocar una capa de sustrato especial para plantas. Para limpiar la grava hay que ir metiéndola en un recipiente con agua y agitar. Vamos cambiando el agua hasta que llega un momento que aunque agitemos el agua sigue transparente.






Escurrimos bien la arena y la metemos en una bolsa que no hayamos usado antes. después de hacer esto limpiamos la pecera con agua sólo y una esponja que tampoco se haya usado nunca (y que ya sólo usaremos para la pecera). Cuando esté limpia, metemos agua del grifo y la dejamos llena unas horas para ver que no pierde agua. Si no pierde, vaciamos de nuevo y secamos con un papel de cocina.


Después de hacer esto y una vez que el tronco ha sido hervido las veces necesarias, comenzaremos a montar la pecera. Colocaremos la pecera en un sitio donde no llegue el sol directamente, lejos o un poco alejada de la calefacción y donde no haya corriente de aire, debe estar también en una superficie que no tenga vibración y sea estable.

Una vez colocada, pondremos la grava poco a poco hasta que tenga unos 2-3 cm de altura. Para que haga un efecto de profundidad queda bien poner más cantidad en la parte trasera, aunque nosotros no lo hemos hecho. Colocamos los aparatos eléctricos (termostatos, si hay, filtro) pero sin conectarlos!

Normalmente se coloca la decoración y luego se llena, pero como no teníamos espacio, nosotros comenzamos a echar agua ya. Para que la grava no se mueva, hay que poner un plato o una tapa ancha de plástico en el fondo y echar el agua ahí poco a poco. Cuando tenemos media pecera llena colocamos ya los objetos de decoración (en nuestro caso, tronco y planta) y después acabamos de llenar el acuario sin llegar a la superficie.

Siento no haber hecho fotos de este proceso pero estábamos tan emocionados haciéndolo que no me acordé. Aquí tenéis una foto de cómo queda una vez que tiene agua:


Cuando hemos llenado, hay que acondicionar el agua para que sea potable para los peces, es decir, hay que eliminar el cloro y añadir las bacterias que se comerán después la materia orgánica de desecho. Para ello compramos unas gotas de acondicionador de agua y las bacterias en si. Para que las bacterias vivan y estén en forma hay que echar la cantidad que indica en el producto una vez al día durante una semana (si ya hay peces no pasa nada, no les hace daño, al contrario) y luego cada mes, ya que será más o menos en ese tiempo cuando habrá que cambiar el agua de la pecera. Esas bacterias viven en cualquier superficie porosa que haya en la pecera (filtro de esponja, cilindros de cerámica de filtros más completos, en la grava,  etc.

Al día siguiente, fuimos a comprar ya a nuestros peces. Hemos escogido la especie Telescopio (la de los ojos saltones) y uno de la especie Fantail. Todos con la cola de tipo abanico, ya que puedes mezclar especies que tengan esa similitud. Hay que alimentarlos día sí día no durante tres semanas y después una vez al día, con poca cantidad.

Os dejo imágenes de nuestras mascotas y como no se estaban quietos para las fotos, añado también un vídeo que espero se vea bien.



video

Un saludo a todos y espero que os gusten.

7 comentarios:

  1. Qué monos!! Se agradece el vídeo. Me han dicho que tienen nombre y no lo dices D8
    Cómo se nota que disfrutas a fondo con cada cosa que haces, qué guay.

    ResponderEliminar
  2. ooooooooooooh!!! que chulos són tus peixus!!!! Llevaré a mi gatita a que los conozca para merendar!! :D :D :D
    En serio, muy chulos, y muy bien explicado el proceso, si alguna vez tengo un acuario, ya sé como actuar!! :)

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los dos!
    De momento el pequeño se llama Dori y el naranja con manchas negras Pumi, nos falta el naranja. Ya nos vendrá la inspiración, jejeje.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. mmmmm yo le pondria Celes porque vi por ahi que a los que tienen esos ojos los llaman peces celestiales..... creo que porque parece que miran hacia el cielo de lo saltones que los tienen jajajajajaj.
    Que monada de bichos a ver si crian....eso tiene que molar ver un minipez.... jeje

    ResponderEliminar
  5. Si crían la próxima entrada será un vídeo con las crías.

    ResponderEliminar
  6. madre mía...que bonitas están las plantas..no me extraña si han tenido unas buenas manos...y los peces..me encantan yo tuve varios..y les llenaba la bañera para que disfrutaran y fueran un poco mas libres...ajjaja

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que la pecera ha cambiado bastante y ya han tenido crías algunas veces. tengo que hacer una nueva entrada con la nueva pecera y los nuevos peces.

    ResponderEliminar