28 dic. 2011

MERRY CHRISTMAS

Estamos en Diciembre, y como es costumbre en mi casa, la decoración navideña debe ponerse.

Desde pequeña siempre he tenido fascinación por las fiestas navideñas. No hay nada mejor que ver la ilusión de un niño y creer que en Papa Nöel (hay que dejarle leche y galletas en Nochebuena) y en los Reyes (la noche del 5 dejar vino dulce y leche o agua a los camellos). Llevo unos años viendo como mis primas apalean al "cagatió" y alucinan cuando ven sus regalos.

Son unas fiestas alegres casi para todo el mundo (puede haber excepciones) y quiero compartir con todos mi casa y mi espíritu navideño.

Nada más entrar en casa hay un muñequito de navidad y mi Papá Nöel cantarin. Tengo que decir que prefiero a Nöel antes que a los reyes, aunque no desprecio una cabalgata. El muñequín de nieve lo hizo mi madre para mí.




Después, aunque hay decoración por todo el comedor, lo primero que se ve sin duda es el árbol. Lo más importante para mí de toda la decoración es esto, ya que ahí se pondrán los regalos, y es lo primero que quiero ver al llegar a casa.
Como así queda un poco soso, le ponemos alguna que otra luz...

Eso es. Muuuuuuuuuuuuuchas luces, para que se vea aunque apaguemos las luces cuando vayamos a dormir. Y después de la iluminación, las estrellas blancas,  mis preferidas!














Y finalmente las bolas y muñequitos ( sin cargar demasiado, que sino agobia)



A la derecha, en el mueble del espejo, está el belén, el pollo frío y el reno abrigado...


















Justo enmedio está la mesa del comedor con el camino que hizo mi madre también. Como el año pasado quedaba soso, este año decidí ir a comprar un centro de mesa (hecho por mí misma):

Un jarrón ancho y muchas cosas que brillan y plateadas. Inicialmente puse la rafia (la paja marrón) al fondo, y fui añadiendo los demás materiales.






















































No quedaba feo, pero como vi que se iban cayendo cada vez más abajo, lo cambié de nuevo y quedó finalmente así:



Y finalmente, al otro extremo del comedor, los tendederos de Papá Nöel ( donde seca su ropa antes de ir a repartir regalos),  un "cagatió" pequeñito, más muñecos de nieve, otro Papá Nöel y algunas velas.

Espero que os haya gustado mi entrada y que almenos alguna de nuestras cosas os hayan gustado. Recordad que nunca hay que perder la ilusión que teníamos cuando éramos niños y que vivíamos más felices y despreocupados.

FELICES FIESTAS Y BUENA ENTRADA DE AÑO!!!