15 mar. 2014

PRIMER CONTACTO CON AMIGURUMI

Hola de nuevo,

En este tiempo he estado probando nuevas técnicas (ya no sé ni cuantos tipos de manualidades conozco), y una de ellas ha sido el ganchillo.Si amigos, la palabra ganchillo hace recordar a nuestras abuelas, cuando cogían sus ovillos de lana, sus agujas y cosían aquellos pañitos que iban colocando encima de mesas, sillones, cómodas, televisores, etc.

Actualmente la moda no es hacer esos tapetes de ganchillo, sino convertir la lana en muñequitos o cosas útiles que se puedan usar de verdad. Pues bien, en ese tipo de manualidad en la que he estado trabajando, junto con mi hermana, mi madre y mis amigas (con las que hemos formado un club de manualidades, ya os contaré...).

No he hecho fotografías de las primeras pruebas que estuve haciendo, porque eran ideales para un museo del horror, pero sí he hecho alguna prueba más satisfactoria:

Para comenzar a conocer los distintos puntos que existen, trabajé con el trapillo, un hilo mucho más grueso que se trabaja con una aguja del diámetro de un dedo de la mano y con el que personalmente creo que es muy adecuado si no se sabe nada de ganchillo (como me pasaba a mí).

Mi primer trabajo fue el bolso que os enseño a continuación:



Un asa es más pequeña que la otra porque cuando estaba acabándolo me quede sin trapillo. En principio iba a ser una bolsa para guardar mis hilos, pero después vi que era pequeño ya que los ovillos son bastante voluminosos.

Mi segundo trabajo fue un sonajero (fue lo más bonito que vi de un libro) ya que quería aprender a entender las instrucciones de los patrones. Si queréis que el muñeco os salga pequeño, usad hilo fino, y si queréis que os quede apretado, usad además una aguja fina.

Este fue el resultado:


Si os fijáis, en el casi del sonajero, yo usé un hilo bastante grueso y una aguja también gruesa por lo que el aspecto del sonajero es más bien tosco (cosa que no importa por que al final lo que importa es que suene y el niño, cuando haya, se lo pase bien).

Por cierto, para hacer que suene, antes de rellenarlo de esponjita y cerrarlo le metí dentro un huevo de plástico (de los que hay dentro del Huevo Kinder) con dos o tres botones, así consigues un sonido chulo.

Y como finalmente mi bolsa no quedó como quería, volví a comprar trapillo e hice una bolsa grande de verdad donde caben todos mis ovillos (fijaos en el tamaño comparando el CD que hay al lado):


Esta ha sido mi primer post sobre ganchillo-trapillo-amigurumi y seguro que no será el último. 

Como siempre, si tenéis sugerencias o trucos que pueda usar todo es bienvenido!

A coser se ha dicho!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario